‘Naturaleza Sagrada’

‘Naturaleza Sagrada’

 

Voy a hablaros de un aspecto poco conocido o tratado habitualmente de la vegetación: su aspecto legendario, mitológico, mágico … su lado más curioso y misterioso.

Innumerables hierbas, flores y árboles han sido objeto de alguna creencia popular a lo largo de la historia. Aparte de usarse para tratar enfermedades, las plantas también están asociadas a tradiciones ancestrales y populares. El mundo vegetal está estrechamente vinculado con todo tipo de prácticas habituales entre nuestros antepasados. Se  utilizaban plantas desde para alejar tormentas,  vaticinar o elegir a la persona amada, para que las cosechas dieran frutos, para atraer la suerte a una casa, etc. etc.

Seguro que habéis escuchado hablar, por ejemplo, del Palo Santo, que significa «madera sagrada» y es el nombre para la Bursera Graveolens. También se le llamó «quebracho» por los colonizadores españoles ya que por su dureza quebraba el hacha al ser cortado. Y «palo santo» por los diversos usos y propiedades que descubrieron de los Inkas. Era muy usado por antiguas culturas prehispánicas como los Tihuanaco y los Incas  en sus rituales religioso-espirituales. Este árbol debe morir de forma natural y su tronco debe permanecer sin recolectar durante unos 7-8 años. En este proceso natural de descomposición el árbol se va comprimiendo, segregando el aceite que lo impregna y adquiriendo sus propiedades medicinales y aromáticas.

La veneración que el Hombre ha sentido hacia el reino vegetal es tan antigua como la misma Humanidad llegando a ver una divinidad en cada ser vivo. Casi todas las culturas del mundo han ignorado, reverenciado, adorado, temido e idolatrado a ciertos elementos vegetales.

Cuando llegó el Cristianismo, adoptó innumerables ritos antiguos y paganos visto que era imposible desarraigarlos de la psique profunda del pueblo.

Un ejemplo:

La Margarita surgió cuando en ella se convirtió por voluntad propia la Ninfa Belides para desinflar el deseo sexual del rey de la vegetación Vertumno. Cuando llegó el cristianismo hizo correr su propia historia: las lágrimas de María Magdalena arrepentida se convirtieron en bellas Margaritas.

 

 

Las Ninfas podían transformarse en cualquier tipo de planta:

Dafne transformada en Laurel,  Leuke en un Álamo de Plata, Filira en un Sauce, Karia en un Nogal, Clitia en un Heliotropo o

Las prácticas dendrolátricas han sido perpetuadas por muchas tribus y culturas que consideraban a las plantas con un rango de igualdad con las personas (pedían perdón antes de talar o cortar un árbol o flor). Los campesinos austríacos creían hasta hace no muchas décadas que los árboles sentían dolor por las heridas de las hachas que los talaban.

El Hombre antiguo miraba con respeto y veneración todo cuanto le rodeaba y pensaba que en cada elemento natural habitaba una deidad, especialmente en los  árboles: todo estaba vivo. Por eso han existido tantos santuarios sagrados en florestas y bosques, etc. (Panteísmo).

La cultura japonesa, aún hoy día, venera a árboles y bosques considerándolos sagrados (dos tercios del Japón son bosques protegidos). El Sintoísmo es una religión que venera a la Naturaleza. Dentro de ella, el himorogi reverencia al bosque y especialmente a las deidades que habitan en los árboles de grandes dimensiones.

La tribu de los Meos de Thailandia y Birmania o los Ainos de Japón creen que provienen de un bambú o una mimosa.

En el cantón de Aargau en Suiza cuando nace un niño se planta un manzano y cuando nace una niña un peral al igual que en la isla de Borneo hay tribus que plantan un árbol frutal por cada niñ@ estando ligado el espíritu del infante con el del árbol.

Existen innumerables elementos naturales vinculados a una leyenda o cuento.

Las tribus de Norte América sentían un profundo respeto por la vegetación hasta tal punto que había tribus que no trabajaban la tierra y no cortaban hierba.

Legendario es ya el discurso del Jefe Indio ‘Seattle’ pronunciado en 1854 (aquí puedes leerlo) una de las declaraciones más bellas y profundas sobre el Medio Ambiente jamás pronunciada.

Más contemporáneo  es el enfoque de James LoveLock y su Hipotesis Gaia que postula que la Tierra es un ser vivo creador de su propio hábitat donde los reinos vegetal, animal y humano están conectados por lazos ‘invisibles’.

Hoy día se ha comprobado que las plantas reconocen a las personas, sienten música  tienen memoria y reconocen el amor y el odio. Podría pues decirse que tienen consciencia y sentimientos, o como dirían nuestros ancestros, alma, tal y como afirmaban Paracelso ( Botánica Oculta) o Erasmus Darwin (Jardín Botánico).

En ‘Las enseñanzas de Don Juan’ de Carlos Castañeda el sabio brujo le dice a su discípulo que hable a las plantas con el corazón ya que cada una tiene su propia personalidad y una extremada sensibilidad.

Que las plantas se comunican ha quedado más que demostrado en los últimos años.

El californiano Luther Burbank  creó una nueva especie de cáctus sólo hablándoles.

Eileen y Peter Cady, fundadores de Findhorn, lograron crear un paraíso en tierras áridas conectando a través de la meditación con unos ‘patrones de energía’  o fuerzas arquetípicas de cada especie vegetal.

El zoólogo sudafricano Van Halen demostró que las plantas se comunican a través de sustancias químicas como es el caso de las acacias que producen etileno cuando se les acerca un animal hambriento  el cual sueltan por el aire para avisarse unas a otras. A dicha señal, las acacias producen un veneno par a rumiantes. También se ha comprobado que los sauces pueden emitir unos ultrasonidos inaudibles para el ser humano.

Concluyo este apasionante viaje hablando sobre el hecho comprobado de que a las plantas les gusta y les sienta bien la música clásica (y todo tipo de música suave y agradable) pero que por el contrario la música estridente o inarmónica las atrofia e incluso mata.

¿Alguien tiene aún dudas de si las plantas o lo árboles sienten o poseen su propia inteligencia?

Pongo el punto y final a este post con una de las más bellas óperas que se han escrito ‘Norma’ y una de sus arias más conocidas ‘Oh Casta Diva’:

‘’Casta Diosa que plateas 
estas sagradas ancestrales plantas’’…

 

 

Fuentes consultadas:

‘Sabiduría ancestral de las plantas’ (Jesús Callejo)

The Path of Shinto (Los árboles)

El Blog Alterantivo

Sin comentarios

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y comentario para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.

Responsable: Javier Blanch          Finalidad: Realizar un seguimiento de los comentarios       Destinatarios: Datos alojados en servidores Loading Legitimación: Consentimiento      Derechos: Acceso, rectificación o supresión, oposición al tratamiento y portabilidad
Información adicional: Puedes consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad y Aviso legal.