El suelo que pisamos (ese gran desconocido)

El suelo que pisamos (ese gran desconocido)

 

Voy a hablaros del suelo, esos centímetros de la capa más superficial de la Tierra que pisamos cada día y sin la cual no habría vida, ni humana ni de ningún tipo.

2015 fue el Año Internacional de los Suelos y cada 5 de diciembre se celebra el Día Internacional del Suelo.

Pero ¿Qué entendemos por suelo?

Llamamos suelo a las diferentes capas de material orgánico o no orgánico que componen la corteza terrestre y sobre las cuales se desarrolla la mayor parte de los ciclos vitales conocidos. El suelo puede estar cubierto por agua (como en los océanos o mares) o no (como en la tierra común sobre la que habitamos).

La importancia del suelo radica en el hecho de que es sobre él donde la vida tiene lugar y gracias a los diferentes procesos naturales como la permeabilización del agua existen seres vivos como plantas y vegetales, animales y seres humanos.
El suelo, puede presentar muchas variedades dependiendo de la región geográfica, de las transformaciones que el ser humano haya aplicado sobre el mismo, etc. Puede estar compuesto por una sección rocosa o inorgánica para luego estar cubierto por diversas capas de otros elementos como arcilla, arena, o el hummus o tierra orgánica donde la vida es posible. El hummus o capa superior, es donde el desarrollo de diferentes formas de vida es más probable.

Hay suelos arenosos, calizos, limosos, humíferos, arcillosos, pedregosos, de turba y salinos.  Los suelos que los jardineros y agricultores suelen trabajar son los arenosos, los limosos, los arcillosos, los de turba y los salinos.

La edafología es una rama de la ciencia que estudia la composición y naturaleza del suelo en su relación con las plantas y el entorno que le rodea.

Datos y Curiosidades sobre el suelo (un recurso que no es infinito)

  •  1 centímetro de suelo puede tardar en formarse entre 100 y 1.000 años
  •  En él vive el organismo vivo más grande : una sola colonia de la seta ‘Armillaria ostoyae’ pesa unas 100   toneladas y ocupa una superficie de unos 9 kilómetros cuadrados.
  • Un solo gramo de tierra puede albergar hasta 1.000 millones de bacterias pertenecientes a miles de grupos distintos, hasta 200 millones de hongos y una enorme variedad de gusanos (nemátodos y lombrices), ácaros (pequeños arácnidos) y otros artrópodos (un tipo de insectos). Para hacernos una idea, una taza de suelo puede contener tantos microorganismos como personas viven en la Tierra.
  • Los suelos almacenan y filtran agua mejorando nuestra resiliencia ante inundaciones y sequías
  • El 95% de los alimentos que consumimos proviene del suelo
  • Son el fundamento para la vegetación que se cultiva o gestiona para producir alimentos, fibras, combustibles y productos medicinales.
  • Unos suelos sanos son imprescindibles para cultivar alimentos saludables.
  • Los suelos, junto con las plantas que crecen en él, capturan el 20 % de las emisiones globales de CO2 (secuestro de carbono) : ayudan a combatir y adaptarse al cambio climático.
  • Un tercio de los suelos del planeta está degradado
  • Cada año se pierden hasta 50.000 kilómetros cuadrados de tierra y, en cambio, hace falta un siglo para generar tan solo dos centímetros de suelo
  • En Europa, debido a la expansión de las ciudades, por ejemplo, cada hora se sellan once hectáreas de suelo. Sin embargo, hace falta un siglo para generar tan solo dos centímetros de suelo.
  • Los suelos sostienen la cuarta de la biodiversidad del mundo
  • La mayor parte de carbono orgánico del mundo se almacena en los suelos. Los suelos suponen una manera prospectiva de mitigar el aumento de la concentración atmosférica de CO².
  • La composición media del suelo es 5% materia orgánica, 25% aire, 25% agua y 45% material mineral.

Fuente imagen: BBC.com 

¿Sabes que hay personas que comen tierra?

Esta práctica se llama Geofagia.

«A Rebeca sólo le gustaba comer la tierra húmeda del patio y las tortas de cal que arrancaba de las paredes con las uñas»  (Gabriel García Márquez en Cien Años de Soledad).

Como todos sabéis, los niños, suelen comer tierra en algún momento de su vida por pura curiosidad para explorar a qué sabe.

Pero, tradicionalmente, se comía tierra (arcillosa) para suplir la deficiencia de zinc en la alimentación en comunidades con escasos recursos alimenticios. Las embarazadas, en países africanos como Senegal, Camerún o Mali la toman porque hace desaparecer las nauseas y alivia los desarreglos estomacales. En Haití en los mercados ambulantes se pueden encontrar unas tortitas hechas con barro, sal y grasa. La ingesta continuada de esta tierra arcillosa impide que el cuerpo absorba el hierro de los alimentos por lo que no es nada recomendable.
Los animales suelen comer tierra, desde pájaros a mamíferos, para asegurarse determinados nutrientes o aliviar problemas de estómago. Algunos ingieren la tierra y otros, simplemente, chupan la roca donde se encuentra la substancia que necesitan.
Los elefantes la ingieren de forma natural para suplir carencias minerales y como ayuda para digerir la vegetación fibrosa de su alimentación pero ellos procesan perfectamente la tierra ingerida y la defecan con normalidad.

Seguro que a partir de ahora no volverás a mirar el suelo y la tierra que pisas de la misma forma que lo hacías antes de leer este post.

Para completar esta entrada voy a recomendaros DIRT una maravillosa película documental estadounidense de 2009 inspirada en el libro ‘Dirt: The Ecstatic Skin of the Earth’ de William Bryant Logan. Está protagonizado por ecologistas como Wangari Maathai, Vandana Shiva, Gary Vaynerchuk, Paul Stamets y Bill Logan.
La película explora la relación entre la Vida y el suelo, entre los seres humanos y el suelo, incluida su necesidad para la vida humana.
El documental lleva al espectador a través de un viaje de cuatro mil millones de años de evolución (tiempo en el que se creó el suelo terrestre).
Los autores han viajado alrededor del mundo para capturar historias de visionarios que están descubriendo nuevas formas de reparar la relación de la humanidad con el suelo, como por ejemplo, la Dra. Vandana Shiva en la India o el reconocido fotógrafo Sebastião Salgado y su esposa Lélia en Brasil.
La película muestra la importancia ambiental, económica, social y política del suelo y sugiere formas con las que crear nuevas posibilidades para la vida en la Tierra.

 

¡Que la disfrutéis!

 

 

 

Vídeos relacionados con el tema que podrían resultarte interesantes:

Cuando muera quiero ser abono

Cómo reverdecer los desiertos del mundo y revertir el cambio climático

 

____________________________________________________________________________

Fuentes consultadas:

Fao.org
Importancia.org
Fundación Descubre

Sin comentarios

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y comentario para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web.

Responsable: Javier Blanch          Finalidad: Realizar un seguimiento de los comentarios       Destinatarios: Datos alojados en servidores Loading Legitimación: Consentimiento      Derechos: Acceso, rectificación o supresión, oposición al tratamiento y portabilidad
Información adicional: Puedes consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad y Aviso legal.